Un recurso habitual en las películas de ciencia ficción es la habilidad de realizar acercamientos en fotografías lejanas y mejorarlas de manera notable para descubrir, por lo general, a un sospechoso de un crimen o una pista vital. Mejoran una imagen pixelada como si no fuera ningún problema. En la actualidad lograr esto es virtualmente imposible, porque no hay suficiente cantidad de detalle para extrapolar una imagen distinguible.

Afortunadamente, un grupo de investigadores de Google han ideado una manera de lograr esto, o al menos están bastante cerca de hacerlo.

En la imagen de abajo podemos ver una comparación de lo que el nuevo sistema de Google Brain ha logrado reconstruir. En la columna de la izquierda se encuentran las imágenes de 64 pixeles de resolución empleadas para la prueba. En la columna del centro se encuentra el resultado de reconstrucción y en la columna de la derecha se muestran imágenes de mayor resolución de las originales para comparar los resultados obtenidos y decidir que tan exacto es el proyecto de Google Brain.

Izquierda – Imagen Pixelada, Centro – Imagen mejorada por Google Brain, Derecha – Imagen original sin pixelar.

Ryan Dahl, Mohammad Norouzi y Jonathon Shlens crearon un modelo de pixeles recursivos de súper resolución que puede sintetizar detalles en fotografías de baja resolución al combinar el poder de dos redes neuronales.

Primero la red condicional intenta malear la imagen fuente de 8×8 contra imágenes similares de alta resolución y se aproxima a lo que la imagen podría lucir si se le hace un acercamiento (zoom).

Luego, la red principal agrega detalles realistas al resultado final. Lo hace al aprender como un pixel de baja resolución correspondería en una imagen de alta resolución.

Como pueden ver, el sistema es realmente competente. Observadores humanos a los que se les mostró una imagen de alta resolución de una celebridad contra una imagen sintetizada de Google Brain fueron engañados el 10% de las veces (un resultado perfecto hubiera sido de 50%). Cuando se utilizaron imágenes de una habitación, 28% de los sujetos de prueba fueron engañados por una imagen computarizada.

Este es el primer paso hacia una tecnología definitiva. Un juez no aceptaría una imagen computarizada como prueba contundente, pero sin duda ayudaría a los agentes a realizar su trabajo y en pocos años esta tecnología será perfeccionada.

Con información de Engadget