Dicen sus seguidores que Björk es un alma pura y honesta, y que su música lo refleja. También dicen que si no lloramos la belleza que hay en su música, no merecemos su magia. Puntos de vista subjetivos de los amantes de esta islandesa de 51 años. Lo que sí es cierto es que Björk se ha convertido en una diosa musical universal y encuentra armonía a través de las fronteras.

Eruditos, seguidores, melómanos, aprendices, todos aprendemos de Björk, incluso Björk.

Björk Guðmundsdóttir, conocida simplemente como Björk nació en Reikiavik, Islandia, un 21 de noviembre de 1965. Es una de las cantantes y compositoras más reconocidas y revolucionarias del siglo pasado. Nadie queda indiferente al escuchar a esta pequeña mujer de finos rasgos y eterna apariencia de niña. No es necesario ser seguidora de su música, simplemente se sabe de su existencia porque ella ha logrado traspasar fronteras, abrir mundos, encantar con su arte.

A los 11 años, sacó su primer disco como solista y realizó una extensa gira en su país. Ese primer disco sólo se editó en Islandia, por eso no supimos antes de su existencia. Años mas tarde sería conocida en Europa por la fuerza de sus shows en vivo y su propuesta musical innovadora, fresca, incluso extraña.

Hasta el día de hoy, ocho discos solista acompañan la carrera de Bjork, quien además de cantante y compositora, es productora y multiintrumentista. Su música abarca desde el jazz, a la electrónica, pero sobre todo, la música experimental. Es gracias a esto que la islandesa ha logrado crear un imaginario propio.

Después de 4 años de no editar un disco, en el año 2015, Björk anunciaba en su página de Facebook la idea central de su nuevo álbum: “lo que le ocurre a una persona al final de una relación”. Sus seguidores pensábamos ¿cómo sería este nuevo álbum, qué nos regalaría, qué cosas nuevas podría presentarnos después de aquel fabuloso y extraño Biophilia? (2011). Recordemos que Biophilia fue un álbum revolucionario (uno más) porque fue el primer álbum de estudio, de formato app realizado en un iPad. La misma Björk describió el proyecto como “una colección multimedia que engloba música, aplicaciones, internet, instalaciones y espectáculos en directo”.

Después de Biophilia, en donde se convirtió en una especie de diosa orgánica, Björk regresó a las pistas abordando un tema tan antiguo como la humanidad misma: el rompimiento amoroso.

En su mas reciente trabajo, Vulnicura ( “cura para las heridas”, en latín ), la islandesa se muestra más humana, más sensible que en cualquier trabajo anterior; en Vulnicura está quebrada, triste. En sus propias palabras: “El tema central del álbum es muy doloroso para mí. De cierta forma, las canciones fueron un alivio, pero trabajar en ellas me obligó a estar dándole vueltas al tema mucho tiempo”.

En Vulnicura, Björk nos muestra su lado más humano, más íntimo, más desgarrador. Desde el amor no correspondido, al caos y dolor familiar que significa una ruptura. “Creo que simplemente hice el disco que podía hacer en ese momento”. “Quizás la forma que elegí para compartir el disco estuvo en parte determinada por cómo la gente podría identificarse con estas ideas. Por esta razón, por ejemplo, decidí colocar los meses en las canciones en la carátula del disco, como una forma de hacerlo menos autocomplaciente y más universal”, dice.

Más de 40 años de carrera y Björk sigue rompiendo esquemas, sigue reinventándose, sigue innovando, sigue sorprendiendo al mundo y este mes de Marzo nos sorprenderá en el Auditorio Nacional con su música. Su show siempre innovador promete ser un repaso temas de sus distintos álbumes haciendo hincapié en Vulnicura. Seguramente volverá a sorprendernos con sus vestuarios, su voz, su esencia, su magnificencia.

Cortesía de la revista Chido BUAP 148