Cómo sucedió en Los Simposon. Durante ocho años, un hombre traía anonadados a los policías de Hesei, pues no encontraban al autor de más de 250 robos. El hombre se disfrazaba como un ninja y había sido capturado en varias cámaras, por lo que se le conocía como el infame “Ninja de Hesei”.

Como sucede en muchos casos, el hombre fue atrapado sólo porque cometió un error vital. De acuerdo a un reporte de la BBC, el hombre fue captado por una cámara de vigilancia y olvidó cubrirse el rostro. Gracias a esto lograron seguirlo durante el día y dar con su identidad. La identidad del Ninja fue una gran sorpresa, porque todos esperaban que el hombre acusado de robos con un valor acumulado de más de $260,000 dólares fuera mucho más joven.

El modus operandi del ladrón, era ingresar a un edificio abandonado para cambiarse de ropa, entonces esperaba el cobijo de la noche para salir a delinquir. La oficiales de policía aseguran que su habilidad de correr por los techos y las paredes era sorprendente y de esta manera evitaba las calles.

Tras ser aprehendido, por fin en julio el hombre sólo comentó:

“Si fuera más joven no me habrían atrapado. Renunciaré ahora que tengo 74 años y ya estoy viejo”